Sobre el impeachment a Dilma Rousseff

Contra el golpe a la organización política de las mayorías sociales en Brasil

5387571093_e580919162_o

La iniciativa de cursar el impeachment a la presidenta Rousseff por una supuesta falta administrativa refleja la creciente determinación de las fracciones dominantes en la política brasileña -en un contexto de crisis económica- de desplazar al Partido de los Trabajadores (PT) de la conducción gubernamental para lanzar con más libertad políticas neoliberales extractivistas y rentistas, que además traspasen el costo de la crisis a los más pobres sin amenazar las cuantiosas prebendas a grupos empresariales y a la clase política en todas sus escalas.

Sin embargo, el PT no puede ser considerado una mera víctima en esta conspiración golpista de las oligarquías, fuerzas neoliberales, grupos fisiocráticos y grupos acomodados de la sociedad. Montado en un relato épico de lucha por la democratización de Brasil desde la sociedad civil y los movimientos sociales a la dictadura, y lucha por ampliar el contenido de esa democracia (Asamblea Constituyente, impeachment a Collor de Mello, presupuestos participativos y gobiernos locales democráticos) el PT finalmente alcanzó la conducción del gobierno federal y muchos gobiernos estaduales en la década del 2000, generando grandes esperanzas de cambio sustantivo en el modelo de desarrollo y de sociedad. Pero la consolidación de direcciones políticas oportunistas en los 90s y 2000s aceleró la burocratización y despolitización del partido, alejando por igual a capas intelectuales y movimientos sociales radicales en pos de capturar el poder gubernamental. La elección de Lula en 2002, de la mano de una estrategia de ‘abuenamiento’ del PT con el conjunto del sistema político no hizo más que lanzar al partido a las redes del personalismo, corrupción y clientelismo político dominantes en el establishment y sujetar al gobierno a las presiones de los grandes poderes de la prensa y los grandes grupos económicos.

Los gobiernos del PT fueron marcados por su ambivalencia y crecientes contradicciones: Lula fue un rockstar de la política mundial, y saltó del Foro Social Mundial a Davos, pero no al revés; apoyó a Chávez y a los BRICS para fortalecer el peso geopolítico de Brasil pero no para constituir una alternativa al capitalismo desde el Sur Global; Brasil volvió a crecer significativamente, pero no abandonó las recetas neoliberales instauradas por Fernando Henrique Cardoso, que favorecían la inversión privada en mega instalaciones del agro-industria-minería; las políticas gubernamentales favorecieron a millones con subsidios y programas de apoyo social, pero no alteraron las asimétricas condiciones del poder que hacía de esos mismos millones clientelas políticas. En suma, el proceso de impeachment a la presidenta Dilma Rousseff en Brasil también revela las limitaciones del proceso de democratización en Brasil y las contradicciones de las estrategias de acceso al poder estatal desarrolladas por el PT. Pero la batalla por la democratización social no está perdida si los militantes honestos del PT y las fuerzas progresistas del movimientos social, trabajadores y pueblo hacen de la crisis política y económica una oportunidad para enmendar las falencias y errores y buscar un nuevo horizonte de progreso para el país.

Finalmente ahora, cuando los grupos dominantes ven la oportunidad de deshacerse del PT, no hay que perder de vista lo que está en el trasfondo del impeachment a la presidenta Rousseff: la vendetta política de la clase dominante brasileña contra la organización política de las clases subalternas y grupos sociales subordinados. Mas allá de toda discusión semántica, el impeachment es un golpe bajo a las mayorías sociales que sólo cabe a las fuerzas democráticas y progresistas repudiar y oponerse, considerando por lo demás el peso geopolítico de esta inminente regresión y eventual descomposición institucional para toda Sudamérica.

 

Instituto de Estudios Estratégicos para el Desarrollo Humano

Concepción, Chile. Abril de 2016

“Brasilia”. Foto: Danielle Pereira, 2005.

Licencia de Creative Commons en Flickr

Anuncios